• CONSEJOS PARA NUESTRA SEGURIDAD

    CONSEJOS PARA NUESTRA SEGURIDAD

    24 de Octubre de 2015 a las 18:57

    No dejar las llaves puestas por dentro

    En contra de la creencia popular, el hecho de dejar las llaves dentro no aporta ningún beneficio, ni de seguridad. Estamos acostumbrados a dejar la llave puesta por dentro por que hemos ido que es más seguro pero esto no es así. 

    Si tenemos una cerradura de bombillo, el hecho de dejar la llave puesta ni nos va a perjudicar ni nos va a beneficiar, no vamos a mejorar en nada la seguridad por dejar la llave puesta por dentro.

    Y si disponemos de una cerradura de llave de borjas, y dejamos la llave puesta por dentro, estamos poniendo en grave peligro nuestra seguridad debido a que estamos dejando la llave a manos del ladrón que quiera entrar. Si en una cerradura de borjas dejamos la llave puesta, estamos dejando el código d ella llave ya insertado en la cerradura, a merced de que el ladrón desde el exterior manipule la llave y nos abra la puerta.

    Cerrar con llave 

    Nuevamente, hay una costumbre generalizada que hemos detectado de que la gente no está habituada a cerrar la puerta con llave, o solamente cuando se van de viaje. Es de extrema importancia que se cierre siempre la puerta con llave, da igual se se va a bajar 5 minutos o 5 horas. La puerta tiene que estar cerrada, ya que hay sistemas para entrar más fácilmente en las puertas que no estén cerradas con llave.

    Cambia de llaves si cambias de casa o si has dejado llaves a gremios...

    Estamos en crisis, y hay que ahorrar, pero si hay algo para tu nuevo piso en lo que seguro no has pensado y te da pena gastar el dinero es quizás la mejor inversión que puedes realizar. El cambiar de llaves al entrar a un nuevo piso es absolutamente imprescindible, así como si has reformado cosas y has dejado tus llaves a obreros, pintores... 

    No nos damos cuenta de que es habitual que las llaves vallan rondando por gente que no hemos conocido, y es probable que gente se aproveche de este punto débil, el poder abrir la puerta con la propia llave ya que el nuevo dueño no ha cambiado de llaves al llegar a vivir.

    Siempre hay que cambiar las cerraduras para tener llaves nuevas y estas no dejárselas a nadie.

    Mejorar un poco la seguridad de nuestra puerta

    Volvemos al peligro que conlleva no tomarse en serio la seguridad de nuestra puerta. 

    Nunca está de menos realizar una pequeña inversión para mejorar la seguridad de nuestra puerta, aunque sea mínima. A poco que mejoremos la seguridad de nuestra puerta, será más segura que otra puerta del patio de vecinos y tendremos menos posibilidades de ser los elegidos para perpetrar el robo.

    Con muy poco, proteges mucho... Desde cerrojos que implican tener que abrir dos cerraduras en vez de una, cerraduras patentadas para imposibilitar las copias de llaves por extraños, sistema antibumping... puertas blindadas o mirillas con visor son muchas de las opciones que hay para mejorar nuestra seguridad

    Otra opción, es que conjuntamente varios vecinos realicen una inversión de seguridad en la propia comunidad, como puede ser cámaras de vigilancia y rejas en ventanas estratégicas. Pero aún así, cada uno debe preocuparse de la seguridad de su propia puerta.

    No dejar pistas ni costumbres

    Es frecuente que cada vez que nos vallamos bajemos todas las persianas, o solamente cuando el viaje es largo. Estas pequeñas costumbres son identificadas por ladrones que pueden llegar a saber en qué momento estamos o no estamos en la vivienda. Es prudente no dejar pistas de nuestros hábitos diarios, ni en redes sociales, anunciando cuando sales y entras...